ELIMINAR LAS ALAS DE MURCIÉLAGO

Comparte!

Uno de los inconvenientes antiestéticos más preocupantes para las mujeres a partir de cierta edad corresponde a las alas de murciélago, o lo que es lo mismo, brazos de salero, brazos en columpio, o sea, la flacidez en la cara interna de los brazos. Se le denomina así al tríceps braquial cuando ha perdido tono y elasticidad.

Seguro que si tienes este antiestético problema te interesará saber algunos tips para eliminar las alas de murciélago.

¿Cómo se pueden eliminar las alas de murciélago?

Medicina estética

Eliminar las alas de murciélago es algo que debe evaluarse dentro de distintas vertientes. En la medicina estética, corresponde a la liposucción, el Lipoláser o la braquioplastia, puesto son las técnicas más adecuadas para disminuir la flacidez en los brazos. La liposucción te permite conseguir resultados óptimos, especialmente en aquellos que tienen piel moderadamente descolgada y acúmulo graso.

Al existir descolgamiento de piel se usa la braquioplastia. De esta forma se elimina la piel y grasa del brazo a través de un conjunto de incisiones.

Ejercicios

Un método menos agresivo y menos costoso.

Además de ayudarte a fortalecer los brazos, el entrenamiento de tríceps permite eliminar las alas de murciélagos, siempre y cuando seas muy constante.

 

Las flexiones en primer lugar. Además de tonificar, también se trabajan los tríceps. Si quieres añadir más intensidad, eleva los pies con una banqueta, silla, step… Depende de la dificultad que quieras añadir.

La patada de tríceps se lleva a cabo con el brazo y la rodilla izquierda apoyados en un brazo. Debe tenerse el torno inclinado para posteriormente coger una mancuerna con la mano derecha. Después sube un brazo colocando el codo hacia la parte posterior. Seguidamente es llevado a la altura del pecho. El ejercicio tiene que ser ejecutado con la parte opuesta.

hacer ejercicio con amigas motiva

Los fondos de tríceps consisten en apoyar las manos en un banco, y, manteniéndose de espaldas a él, bajar el cuerpo sin necesidad de tocar el suelo. Esto puede hacerse con la rodilla flexionada, de forma que pueda simplificarse la subida. En caso de que desees algo más difícil, ejecuta el ejercicio manteniendo las piernas extendidas.

Otra opción es la elevación lateral del hombro. Usa una mancuerna en cada mano para que levantes los brazos al punto de que se situen a la altura de los hombros. El peso depende de ti. Empieza con poco y ves aumentando.

Comparte!

Deja un comentario